Reportaje “Mobile Learning, aprendizaje continuado dentro y fuera del aula”

Deja un comentario

14 enero, 2013 por mobilearninguab

El aprendizaje móvil, o mobile learning, utiliza dispositivos móviles como teléfonos, tabletas o PDAs para transmitir conocimiento y educar a los usuarios en diferentes aspectos. Gracias a los avances tecnológicos de la última década, los dispositivos se han mejorado y vuelto parte del día a día de los ciudadanos, que crecen rodeados de ellos. Poco a poco, el mobile learning va tomando fuerza en el ámbito educativo, que utiliza cada vez más herramientas portátiles como soporte en las aulas. No sólo las escuelas apostan por los beneficios de los dispositivos móviles, se están llevando a cabo numerosos proyectos que potencian educativo su uso también fuera de las aulas tradicionales.

Imagen

Lifelong learning como modelo de aprendizaje

La dimensión permanente de la educación, este concepto que parece estar de moda, da respuesta a las exigencias de la ya conocida Sociedad de la Información, que tiene en el cambio una de sus principales características. El concepto de educación permanente es sinónimo de llevar la formación a lo largo de la vida, de todo el ciclo vital de la persona –lifelong learning– es un elemento clave del nuevo siglo y conduce a los conceptos de “sociedad educativa” o “sociedad del conocimiento”, por los que todo puede ser ocasión para aprender y desarrollar las capacidades del individuo. La educación a lo largo de la vida debe ofrecer los medios para alcanzar un mejor equilibrio entre el trabajo y el aprendizaje, así como para el ejercicio de una ciudadanía comprometida (Delors, 1996). Este movimiento, el del lifelong learning, pretende que la educación se extienda a todo el ciclo vital de la persona. Con esto se logra que aquellas personas que se encuentran dentro de este modo de entender la educación puedan ser al mismo tiempo tanto alumnos como docentes.

Esta necesidad de un aprendizaje permanente se sustenta en varias razones, como lo son el hecho que la esperanza de la vida humana se ha prolongado considerablemente en las últimas décadas; el conocimiento de casi todos los ámbitos y áreas avanza constantemente y una continua actualización se hace precisa; las técnicas profesionales se ven afectadas por los cambios científicos y el aumento del tiempo de ocio exige una alternativa formativa para su complementación. En este punto, cabe decir que la educación permanente no es un sistema paralelo al sistema oficial, ya que se extiende a lo largo de toda la vida del individuo e intenta el desarrollo de la vida personal, social y profesional, mientras que la educación formal se centra en momentos concretos de la vida del individuo.

Si nos fijamos en el ámbito económico y laboral actual, uno de los grandes causantes del cambio de modelo, se exigen trabajadores con un alto nivel de cualificación y con capacidad de iniciativa. Deben ser capaces de actualizarse periódicamente en habilidades, conocimientos y formas de pensar en un puesto de trabajo en el que va a desarrollar tareas variables, dentro de un entorno de negocios en continua evolución. Y esta (mayor) autonomía en el desempeño del trabajo requiere un tipo concreto de formación que aumenta las exigencias sobre los sistemas educativos, que acaban por reproducirse y dividirse en dos: la educación formal y la educación informal. La forma de vehicular estos dos tipos son las políticas e iniciativas educativas y políticas, que deberían provenir de los distintos estrados de la política europea actual.

Para Castells (2001:109): “… la ‘e-conomía’ requiere el desarrollo del ‘e-learning’ como un compañero imprescindible durante la vida profesional de la persona. Las características más importantes de este proceso de aprendizaje son, por una lado, aprender a aprender, ya que la mayor parte de las informaciones específicas quedaran obsoletas en pocos años, dado que nos movemos en una economía que cambia a la velocidad de Internet. La otra característica consiste en estar capacitado para transformar la información obtenida durante el proceso de aprendizaje en conocimiento específico”.

La educación formal e informal

La vida es un aprendizaje constante. En ella, tanto el aprendizaje obtenido de manera formal como informal son necesarios para completar nuestro aprendizaje, se complementan el uno con el otro. La educación formal es aquel aprendizaje que es ofrecido por un centro de educación o formación, con carácter estructurado (según objetivos didácticos, duración o soporte) y que concluye con una certificación.  El aprendizaje formal es intencional desde la perspectiva del alumno. En cambio, la educación informal es el aprendizaje que se obtiene en las actividades de la vida cotidiana relacionadas con el trabajo, la familia o el ocio.  No está estructurado (en objetivos didácticos, duración ni soporte) y normalmente no conduce a una certificación.  El aprendizaje informal puede ser intencional pero, en la mayoría de los casos, no lo es, es más bien fortuito o aleatorio.

En la mayoría de países, la educación formal tiene un papel más importante que la informal, ya que el sistema educativo interviene de forma más directa en el aprendizaje. Sin embargo, en otros países, como los países del tercer mundo, su intervención es prácticamente nula, ya que la debilidad de los sistemas educativos y de las infraestructuras de acopio y divulgación de los conocimientos hace que el sector de la educación informal sea fundamental.

En la educación formal actual podemos observar los grandes cambios que se han llevado a cabo a lo largo de los años. La incorporación de portátiles, tablets y todo tipo de artilugios tecnológicos permiten avanzar y modernizar este tipo de educación que hasta ahora sólo se basaba en las explicaciones de los libros y de la figura del docente. Lo que empezó siendo un elemento de la educación informal se ha convertido, o se está convirtiendo, en algo cada vez más imprescindible en el ámbito formal.

Más allá de las situaciones cotidianas del contacto social, como la familia, el grupo de amistades, el club deportivo, etc. el potencial del ámbito del aprendizaje informal, también hoy se ve reforzado por la posibilidad de acceso que ofrecen las nuevas tecnologías. A través de los móviles, los portátiles, las tablets, etc., todos con conexión a Internet, se contribuye a aprender de forma informal, de manera que no existen normas ni pautas que enseñen cómo y qué aprender. Cualquier información, cualquier conocimiento que esté al alcance es útil.

Un ejemplo claro de aprendizaje informal (donde el aprendizaje formal es casi inexistente) a través de tablets es el caso de los niños analfabetos de Etiopia.  Los trabajadores de ‘Un portátil por niño’ dejaron cajas  que contenían tablets y sin ningún tipo de instrucción ni profesores los niños y niñas lograron aprender a leer por si mismos mediante el uso de la tablet y de los juegos y programas que en ella había.

Internet tiende a convertirse en el medio privilegiado de la autodidáctica, suministrando instrumentos de aprendizaje informal y facilitando la creación de aulas virtuales. Con Internet han surgido comunidades virtuales de educandos en todos los niveles de la educación, que van a ampliarse y diversificarse.

Pero no sólo Internet. La prensa y los medios audiovisuales también tienen su función en la educación informal. A través de la televisión, la radio, los diarios y las revistas también obtenemos conocimientos que, sin embargo, a través de la educación formal no la obtendríamos.

Los proyectos de la Unión Europea

El mobile learning despegó en los años ’80, cuando algunas escuelas empezaron a hacer pruebas con los primeros dispositivos móviles. A partir de los años ’90 se empezaron a hacer investigaciones con las primeras tabletas gráficas, PDAs y otros instrumentos que podían utilizarse en el aprendizaje.

Europa suele centrarse en el desarrollo de software educativo para dispositivos móviles, y se acostumbran a usar en áreas de aprendizaje informal, como museos o centros sociales. A medida que los móviles se popularizaban y empezaban a dar buenos resultados en la educación informal, se apostó por incluirlos como herramienta pedagógica también dentro de la escuela. Los primeros proyectos iban destinados a la educación terciaria, es decir, universidades y colegios de enseñanza superior. Tras sus buenos resultados, actualmente los proyectos más recientes apuestan por su uso en la educación primaria y secundaria. Los niños de hoy en día han crecido rodeados de ordenadores y dispositivos móviles, están totalmente familiarizados con su uso, lo que favorece su pronta inclusión en el sistema educativo.

La Comisión Europea ha sido una institución importante para la evolución del mobile learning, gracias a su financiación de I+D (Innovación más desarrollo). Desde 1984, las actividades de investigación e innovación en este campo se han agrupado bajo los Programas Marco de Investigación y Desarrollo, principal fuente de financiación. Actualmente se está llevando a cabo el 7º Programa.

A parte de los Programas Marco de Investigación y Desarrollo, la Unión Europea pone en marcha otras iniciativas más centradas en la educación y la pedagogía que en los aspectos de innovaciones científicas y tecnológicas.

Los principales proyectos de la Unión Europea en mobile learning de la última década son los siguientes:

HandLER: Proyecto de Aprendizaje de Recursos Portátiles (Handheld Learning Resources Project), 1998, Universidad de Birmingham. Esta iniciativa busca que personas de todas las edades pueden desarrollar una educación personal y permanente a lo largo de sus vidas, de niños de educación primaria a estudiantes de postgrado.

Dentro del proyecto, crearon una tableta para niños, equipada con WIFI, cámara y conexión telefónica. El software se diseñó tras entrevistas y cuestionarios a niños de 11 y 12 años, ya que buscaban crear una aplicación interactiva para el aprendizaje más adecuada que los ordenadores de mesa. Las limitaciones tecnológicas del año 1998 mermaron las utilidades de la tableta, que era pesada, lenta y con batería de poca duración.

Como primer proyecto ambicioso en el ámbito del mobile learning, estableció unos requisitos para dispositivos móviles pensados educativos pensados para usarse dentro y fuera de la escuela. Según los investigadores, el aparato debía ser portátil, individual, discreto, siempre disponible, adaptable, persistente, útil, y de fácil utilización.

MOBIlearn: Proyecto cofinanciado por la Unión europea y la National Sciense Foundation de Estados Unidos, y comprende varias universidades y compañías de telecomunicaciones de Australia, Europa y estados Unidos, entre 2002 y 2005. Su objetivo es el diseño de contenidos y una arquitectura que permita integrar los dispositivos móviles en entornos virtuales educativos, desbancando las aulas tradicionales.

MOBIlearn trabaja en tres áreas: en el Master de Administración de Empresas de las universidades asociadas, que combina la educación tradicional con componentes en línea y móviles. El segundo ámbito de trabajo fue el Museo de Florencia, para mejorar el aprendizaje en los museos y galerías mediante el uso de dispositivos móviles. En tercer lugar, se trabajó con el Consejo Europeo de Reanimación para difundir mediante los móviles los conocimientos básicos de actuación en situaciones de emergencia.

Actualmente se usa en el área médica de la radiología, donde los residentes de primer año de neuroradiología revisan los casos del día a través de su PDA o Tablet, mediante una red inalámbrica. El estudiante puede seleccionar y modificar casos, comparar las notas con profesores y llevarse la información a casa.

– eMapps: (Motivating Active Participation of Primary Schoolchildren), de 2005 a 2008, con el apoyo de la Comisión Europea. El proyecto va destinado a escolares de 9 a 12 años para crear comunidades creativas en las que puedan comunicarse con otros niños de distintos países a través de esta nueva plataforma conectada a la red.

Otro objetivo era desarrollar herramientas interactivas adaptables, como juegos para dispositivos móviles, que ayuden a incluir las nuevas tecnologías en la educación basándose en juegos del aprendizaje, como resolución de problemas, ejercicios de memoria y actividad física. Los jugadores de distintos países, conectados mediante internet, podían comunicarse por el chat incorporado. El propio programa suministró a las escuelas la plataforma móvil con las herramientas correspondientes para realizar los juegos comunes.

– M-Learning: Reino Unido, de 2001 a 2004. Proyecto comunitario de aprendizaje móvil dirigido por la desaparecida Learning and Skills Network para mejorar la educación pública en el Reino Unido. El proyecto estaba dirigido a ayudar a jóvenes de entre 16 y 24 años con fracaso escolar y en riesgo de exclusión social. Te apostó por que los sujetos participasen en situaciones de aprendizaje fuera del ámbito escolar tradicional, mediante tecnologías móviles, con actividades variadas de creatividad y enseñanza. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 21 seguidores

Mobile Learning UAB

Aprendizaje electrónico-móvil al alcance de todos

Transmedia

by @marabales

Sistemas informáticos para el aprendizaje ubicuo.

Máster Comunicación y Educación en la Red. UNED

A %d blogueros les gusta esto: